Un juego que todo niño debe jugar

A partir de los 2 años les encanta jugar a las escondidas. Algunos más pequeños inician haciéndonos un juego de esconderse, no contestan a nuestro llamado y al ratito salen a darnos un susto.

Algunos lo hacen de manera ruidosa por lo que nos resulta divertido pero otros si pueden hacerlo bastante bien y nos han dado algunos sustos.


Más grandes ya empiezan a pedir con mayor frecuencia este juego y lo van perfeccionando cada vez más. Pasan de ver entre los dedos mientras nos escondemos, a dejar de ver. Pasan de esconderse siempre en el mismo lugar a ir innovando y creando cada vez mejores escondites. Pasan de salir rápidamente del escondite a quedarte largo rato esperando que los encuentren.



El juego en si, el contar, el tener la capacidad de esconderse, el no atender a nuestro llamado, el no moverse ni hacer ruido para luego darnos un susto es un juego que les POTENCIA el DESARROLLO de MÚLTIPLES FUNCIONES COGNITIVAS, FÍSICAS y EMOCIONALES.

Algunas habilidades son: aprender a contar, seguir reglas, controlar los impulsos para no salir del escondite, creatividad para encontrar lugares nuevos, habilidades visoespaciales para calcular en que lugar pueden meter su cuerpo y esconderse, controlar el impulso de moverse o hacer ruido…. además de las reacciones químicas positivas propias de la diversión del juego.

Una excelente manera de estimular áreas fundamentales del desarrollo y que nos permiten un juego más en estos tiempos en que debemos ser creativos en casa.


220 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

¿Otra vez?